Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

Cielo abierto

Hoy toca nostalgia. Cuando llega el verano veo muchas menos películas, pero hago otras cosas con ellas: las duermo, las leo, les miro las carátulas y sobre todo las recuerdo. Ya hace tiempo que no es así, pero para mí el verano siempre tuvo dos elementos imprescindibles: la playa y el cine al aire libre.

La primera película que recuerdo haber visto en el cine se llamaba Cómo eliminar a su jefe. Dolly Parton, Jane Fonda y Lily Tomlin raptaban al cabrito de Dabney Coleman, que era un jefe déspota, machista y abusón. No me acuerdo de casi nada de la película, vagamente de Coleman sentado en una silla maniatado y amordazado y a las otras tres decidiendo que hacer. Pero sí me acuerdo de que era un cine de verano, y de que no tuve frío y de que me reí.

También fue un cine de verano la primera vez que fui a ver una película yo solo. Era ¿Quién engañó a Roger Rabbit? y no me acuerdo si mi hermano no quería venir o es que ya la había visto, pero la realidad es que mis padres me dejaron dentro del recinto y me estaban esperando a la salida cuando todo acabó. La película era —y sigue siendo— maravillosa, y recuerdo que llevaba muchas películas seguidas en el cine que no me gustaban nada. Pero aquella sí, vaya que sí.

Hace unos días estuve en un sitio estupendo en Oporto llamado Breyner 85, un viejo edificio señorial reconvertido en espacio cultural situado en el barrio de Cedofeita, en la parte alta del casco viejo. El patio ajardinado del edificio ha sido reconvertido en terraza de verano, y durante 45 minutos vimos cómo unos chicos intentaban sujetar un proyector muy precario sobre un armazón metálico, buscando poder reflejar correctamente la imagen sobre una lona colocada a unos metros a modo de cine de verano, tres euros la entrada. Finalmente lo consiguieron, casi una hora después de lo acordado, y durante una hora estuvimos escuchando las canciones de Beirut y viendo las imágenes de Cheap magic inside, la película que ha hecho Vincent Moon sobre la banda norteamericana.

No me gustan mucho Beirut y estuvimos una hora mirando una lona blanca sin hacer nada más. Pero esa es quizás la mejor virtud de cualquier cine de verano: con estar allí basta para sentirse bien.

Alberto Haj-Saleh | 06 de julio de 2011

Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal