Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

La quiniela de los Oscar (a posteriori)

Me despisté, si señor, y la semana pasada me di cuenta bastante después de publicar mi columna sobre Cisne Negro que este fin de semana eran ya los Oscar, así que no hice mi clásica columna-comentario con quiniela y apuestas y esas cosas. Así que la hago una semana más tarde, aunque sea con los premios ya entregados y con la coronación de El discurso del rey (ja, qué ingenioso soy) como gran ganadora. Ah, un resumen muy muy breve y en titulares de qué me pareció la ceremonia:

- Aburrida, aburrida, y pagaría dinero por un año con alguna sorpresa, la que sea, da igual (en especial en los premios de interpretación).

- Las más guapas fueron Amy Adams, Natalie Portman y su barriga y Marisa Tomei; los más guapos fueron Robert Downey Jr., Jude Law, Hugh Jackman (aunque es trampa, él YA es así) y Justin Timberlake (que además estuvo gracioso y divertido). Colin Firth fue el colmo de la elegancia y Jeff Bridges emitía testosterona. Además Michelle Williams, Geoffrey Rush y Russell Brand estaban muy raros y Helena Bonham-Carter estaba marciana y elegante, cosa que sólo sabe hacer ella.

- Anne Hathaway y James Franco fueron una mala pareja de presentadores, pero al menos ella intentaba agradar, mientras que él… no hizo NADA, ni bueno ni malo.
Lo mejor de toda la ceremonia fue Kirk Douglas, divertido y divirtiéndose; también estuvo muy bien el montaje final de las candidatas a la mejor película… aunque reconozcamos que el montaje gritaba a todo pulmón “¡Va a ganar El discurso del rey y lo sabemos desde hace mucho!”.

- Ningún premio me dio una especial alegría, pero el único Oscar que me enfureció fue el de fotografía, un atraco a Roger Deakins y su trabajo en Valor de Ley.

Y ahora sí, la post-quiniela de los premios importantes:

MEJOR PELÍCULA

Diez candidatas de las que vi ocho, se me quedaron atrás Winter’s bone (espero solucionarlo hoy mismo) y 127 horas (que no sé si lo solucionaré). De esas ocho seis rondaban de lo “bueh, aceptable” (como The Fighter o Los chicos están bien) hasta lo “me lo he pasado más que bien” (como El discurso del rey o incluso Origen). Una me parece maravillosa: Toy Story 3. Y una me parece una obra maestra mayúscula e impresionante: Valor de Ley. Ahí está mi voto.

MEJOR DIRECTOR

Joel y Ethan Coen han sabido transformar el material original de True Grit en un western “dirigido por los Coen”, con todos los aciertos que suelen conllevar ese calificativo pero sin ninguno de los errores. Por la elección del ritmo y el descenso a los abismos invernales de la segunda parte de la película, por la magnífica dirección de actores, por el humor negro, por conseguir llevar la historia a un punto más alto del que se quedó con el aparente clímax, ellos y sólo ellos merecían este Oscar. Por cierto, la candidatura de David O. Russell es de las que no se pueden entender.

MEJOR ACTOR

Jeff Bridges sacó petróleo de una película indigna de su talento y recibió un Oscar por ello el año pasado, a pesar de que Colin Firth bordó una de las mejores interpretaciones de la década pasada en A single man. Este año Bridges compone una enormidad de personaje, el Marshall Cogburn de Valor de ley, con una presencia en pantalla apabullante y una interpretación vocal inolvidable, mientras que Colin Firth da brillo a una película decente y poco más con una actuación hermosa y emocionante. Yo habría intercambiado los Oscars de año, pero bueno, está bien así. ¿Los demás? Javier Bardem hace uno de los papeles de su vida, y no me habría enfadado si lo premian. James Franco no lo sé, pero seguro que estuvo mucho mejor que como presentador de la gala. Y Jesse Eisenberg está magnífico en su encarnación del inventor de Facebook pero… ¿alguien puede asegurar que estuviese actuando?

MEJOR ACTRIZ

La mejor actriz del año es Haileen Steinfeld, la protagonista absoluta de Valor de Ley pero que de un modo ridículo y obsceno fue incluida en la categoría de “Mejor Actriz Secundaria” (¿?). De las que sí nominaron, los quince minutos finales de Natalie Portman en Cisne Negro decantan mi voto y me dejan contento con su premio (y su agradecimiento a Luc Besson por darle su primer protagonista con 12 años en la magnífica Leon, el profesional es un detallazo que dice mucho y bien de ella); Michelle Williams sale bien parada de un papel poco propicio para alardes en Blue Valentine, donde lo que más pesa es la sensación de que su compañero de reparto, Ryan Gosling, es mucho más protagonista que ella. Lo mismo pasa con Annette Bening en Los chicos están bien, donde la que luce de verdad es Julianne Moore, que no fue nominada. Ah, por cierto, también era candidata Nicole Kidman, después de años de vagar por el desierto de las “películas de mierda”, y otra buena noticia es que esta año ha recuperado la expresividad de la cara. No del todo, pero algo es algo.

MEJOR ACTOR SECUNDARIO

El Oscar más cantado de la noche fue el que se llevó Christian Bale por su interpretación de Dicky Eklund, hermano del protagonista en The Fighter (en realidad co-protagonista de la película, otro caso de candidatura tramposa). Durante la película me pareció excesivo y sobreactuado; luego vi al personaje real y tuve que tragarme las palabras: Bale está tan sobreactuado como el auténtico Ward, es decir, lo clava. Aún así mi candidato era Geoffrey Rush, divertido, ácido y potente en El discurso del rey, más de una vez se come las escenas teóricamente dirigidas a Colin Firth (por ejemplo en el discurso final que da título a la película, y eso que él no habla en esa secuencia). También me gustó mucho Mark Ruffalo en Los chicos están bien, lo mejor de una película bastante mediocre, y uno de los mejores actores de cine norteamericanos que hay hoy en día. Era un poco raro ver en la terna a Jeremy Renner, que sí, que es lo único decente de ese bodrio llamado The Town, pero no se adivina qué vieron en su papel de mejor amigo de Ben Affleck para nominarle.

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA

Pues eso, Haileen Steinfeld, que supongo que no ha ganado por que es una niña o quién sabe qué razones extrañas: es la mejor y el resto de candidatas (menos Jackie Weaver, a la que no vi) no le llegaban a la suela de los zapatos. La que ganó, Melissa Leo (que sí que borda su papel protagonista en Frozen River, por la que también estuvo nominada en su día), y su compañera de reparto y nominación, Amy Adams, se basan en tics y gestos histriónicos para sus personajes que tal vez, como pasa en el caso de Bale, realmente eran así… pero ya sabemos que verosimilitud y verdad no siempre son lo mismo, mucho menos en el cine. Helena Bonham-Carter está graciosa en El discurso del rey, pero es difícil ver de verdad a la Reina Consorte de Inglaterra en su interpretación; yo realmente creí que en un momento iba a sacar la varita sobre su marido diciendo “esto lo arreglo yo con dos hechizos”…

Y esto es todo. El mejor guión de los diez candidatos era el de Another Year, película que se merecía muchas más candidaturas, por ejemplo las cuatro de interpretación; pero poco más se me ocurre que decir de la ceremonia. Quizás que, como empieza a ser costumbre, lo mejor estuvo en Twitter. ¡El año que viene más!

Alberto Haj-Saleh | 02 de marzo de 2011

Comentarios

  1. Salvatore
    2011-03-02 23:16

    Ciao Alberto. Ho visto fino adesso solo “il discorso del re” dei film premiati con Oscar importanti. E’ la solita storia, si premiano i film appena discreti a discapito di quelli formalmente e contenutisticamente coraggiosi e sopratutto che mettono in discussione tutto un tipo di cinema e di cultura. Ripeto, non ho visto tutti gli altri film, ma il fatto che sia stato messo da parte “ The Social Network” di Fincher, (che può piacere o non piacere, ma di cui tutto si può dire, tranne che non è un film interessante), già dice tutto. Ci sentiamo, un’ abbraccio, Salva

  2. Miguel A. Román
    2011-03-03 05:02

    Bueno, a mí El discurso del rey me pareció una película muy sólida. Al margen de los duelos gestuales y vocales de Firth y Rush (que, desde luego, son lo que más valor le confiere al filme), el resto de los elementos les arropa perfectamente y permite hacer interesante (muy interesante) una película que en otras manos hubiera sido un plomazo.

    Una película con solo dos personajes (el resto son figurantes), sin tiros ni persecuciones, sin “chico conoce chica”, sin exteriores, sin efectos especiales digitales, sin vestuario de fantasía ni maquillajes monstruosos, que ya te sabes el final (aunque no conocieras la historia real), se la das a Cameron o Peter Jackson y se echan a llorar.

    Yo creo que es una gran película, lo que pasa es que “no se le nota”, tal vez porque no tiene resaltes. Mi hija, 14 años por cumplir, carne de “saga crepúsculo”, la vio sin pestañear. Cuando terminó la película tenía la coca-cola y las palomitas casi sin probar. “Eso” hay que saber hacerlo.

    Cuando ganó Driving Miss Daisy (y creo que hay un decidido paralelismo entre ambas) todo el mundo me comentaba que Nacido el 4 de Julio era “mejor”. Yo también lo creía… pero pasando el tiempo recuerdo con mejor sabor la intimidad entre Tandy y Freeman que el melodrama patriótico de Oliver Stone.

    Repito: película sólida, buen cine. Otra cosa es que El discurso… sea la “mejor película”. Eso no pienso discutirlo en profundidad salvo que alguien pague el whisky.

  3. Alberto
    2011-03-03 05:04

    Se acabó, estoy harto de tus insinuaciones. Elige fecha, hora y lugar; yo llevaré el whisky.

  4. Alida Valli
    2011-03-03 09:19

    Salvatore, sebbene sono d’accordo con te grosso modo, vorrei dire però che sono convinta che la tua opinione sul film magari sarebbe leggermente diversa di non aver dovuto soffrire il doppiaggio. Comunque so bene che un vero “gafapasta” come te non dovrebbe mai essere contento se vince un film talmente convenzionale come questo, hehehe… Credo nonostante che il problema di “Il discorso del re” non è nemmeno quello ma un’altro (e fino quà posso scrivere senza fare fatica di ascoltare me stessa spezzando il linguaggio).

    Bueno… pues como yo también destilo filia pro-Coen, y no está bien coincidir demasiado con el columnista (no vaya a ser que se nos suba a la parra, con el whisky bajo el brazo), vamos a apuntar alguna que otra tontería: ¿dónde estaba el clan Soderbergh (Pitt, Clooney, Roberts), la Jolie, DiCaprio, Kate Winslet, Johnny Depp? Se mascaba cierta sensación de falta de “pesos pesados”. Segunda tontería: ¿por qué en tantos periódicos se han metido con el escote de Penélope Cruz, inadecuado por ser “post-parto”? ¿¿??

    Y ahora hablando de cine: en comparación con la selección de películas de habla no inglesa del año pasado (Haneke, Llosa, Campanella, Audiard…), la de este año es de mucho menos interesante. Una pena, porque en los últimos tiempos lo más sorprendente de los Oscars estaba en el buen gusto seleccionando los films foráneos…

  5. Miguel A. Román
    2011-03-04 03:07

    Alberto, te tomo la palabra.

  6. Libros
    2011-03-04 05:45

    Excelente análisis del evento! Va link en Lo mejor de la quincena, saludos.


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal