Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

Películas para Dani

A ver, Dani, no me malinterpretes. Lo sé que no tienes ni un mes de vida todavía y no pretendo organizarte la vida desde tan pronto, pero resulta que a tu padre, que es un adolescente perpetuo convencido, ahora le toca educarte de la mejor forma que sepa. En cambio a mí, que soy el “mejor amigo de papá que veo de vez en cuando”, aunque soy mucho más serio que tu padre, me toca cubrirte cuando hagas trastadas y pasarte el Playboy de tapadillo.

Tu padre es uno de los dos mayores cinéfilos que conozco, o mejor dicho cinéfago, porque devora cine. Eso, créeme, es una suerte enorme. Crecerás en una casa donde habrá gente viendo películas constantemente, pero como es gente que “come de todo” no tendrás el handicap de verte recluido en un único estilo. Verás muchos clásicos de Hollywood, pero también la última de superhéroes Marvel; verás películas europeas y orientales, lentas y reflexivas, pero también cine de mamporros y alguna de zombies; verás dramas españoles intensos pero también comedias locuelas y estúpidas. Te lo vas a pasar estupendamente en esa casa, sí señor.

Por eso no siento que tenga que intentar darte sugerencias sobre qué ver o por donde empezar. Tendrás tantas pelis a tu alcance que podrás elegir por donde quieras, y eso siempre es una sorpresa estupenda. La tentación es hacerte revivir mi propia infancia y decirte que te lances sobre El secreto de la pirámide, Los Goonies, Indiana Jones y la última cruzada y Exploradores, y que cuando seas un poco más mayorcete metas la nariz en El club de los poetas muertos y Bitelchús, pero luego me doy cuenta de que para cuando tengas siete u ocho años las películas que te marcarán serán otras, las tuyas, las que yo no entenderé por qué demonios te gusta eso si es malísimo. Y tú me dirás, con razón, que de malísimo nada, que lo que pasa es que estoy pasado de moda. Eso sí, La princesa prometida la verás conmigo, por mis huevos. Y como no te guste no te volveré a dar la paga jamás, así que ve ensayando tu cara de satisfacción.

Pero mira, sí que me voy a lanzar a soltarte algunos consejos estúpidos, ¿vale? Tú luego haz lo que te dé la gana, pero al menos piensa en lo que te escribo aquí de vez en cuando.

No hagas caso a nadie que te diga que una película que te gusta es mala. ¡Cómo que mala! Si te hace reír a carcajadas, si tienes ganas de verla una y mil veces, si te apetece “jugar a esa película”, si le dices a todo el mundo que la vea… entonces es un peliculón. Para mí Cortocircuito y Howard el pato son dos peliculones, y si a los demás no les gusta… pues que les den a los demás.

No tengas prejuicios con nada de lo que vayas a ver. Ya sé que es complicado, que muchas veces te dará pereza ponerte, qué se yo, una película de guantazos o una película francesa sobre la soledad, que a lo mejor ves que la peli que pone tu padre o que empieza por la tele es en blanco y negro, o que los efectos especiales son muy viejunos y no te convencen. Dale una oportunidad, en serio. Muchas veces tendrás razón y podrás decir “sabía que iba a ser un coñazo”, pero otras, como me pasó a mí, descubrirás que El mago de Oz mola más de setenta años después, El ladrón de Bagdad te ha puesto en pie, el dragón de Mulán te hace reír con acordarte de él y Wanted se te ha pasado en un suspiro.

Hazle caso a tu padre, que sabe mucho de cine pero sabe mucho más de DISFRUTAR el cine. A lo mejor luego la película que te recomienda no te gusta, pero piensa en el gustazo que te darás peleándote con él después para convencerle de que tiene un criterio pésimo (por ejemplo).

Ve a las salas de cine. No sé si quedarán muchas cuando tengas unos cuantos años más, yo creo que sí que habrá bastantes, pero no dejes de ir todo lo que puedas, si es que te gusta la experiencia la primera vez. Saborea todo lo que no es la película: la cola, esa especie de terciopelo rojo o azul de las salas, la oscuridad total justo antes de empezar, los trailers, el gasto insensato en palomitas y chocolate si te apetece, la pantalla grande. La película puede ser un rollaco, pero la sala de cine siempre es genial, de verdad.

Si alguna vez aprendes mucho de cine, como tu padre… no te chulees. En serio. Él es genial porque jamás se chulea, cuando descubre que no sabes de qué película te está hablando él se emociona porque tendrá la oportunidad de contarte cómo es esa película y convencerte de que la veas. Hay gente que cuando le dices “no he visto tal película” te mira con aire de superioridad y soberbia (yo mismo, algunas veces, cuando no me doy cuenta). Mándalos a la mierda, no seas como ellos, piensa en lo maravilloso que es descubrirle cosas nuevas a los demás. Un ejemplo: la primera vez que vi Cantando bajo la lluvia fue hace siete u ocho años en San Sebastián, en pantalla grande. Fui con tu padre a verla y mientras yo miraba la película, él me miraba a mí, disfrutando con mi reacción al ver tal maravilla por primera vez.

Alguna vez te dirán, tal vez tus padres, o tus abuelos, o hasta yo mismo, que alguna película no es adecuada para ti en este momento. Escúchanos bien, atiende nuestra recomendación, piensa en que te queremos, en que es por tu bien… y luego pasa de nosotros y cuando nadie te vigile ponte esa película que estamos empeñados en que no veas. Sí, lo sé, pésimo consejo de padre pero gran consejo de amigo crápula. Es lo que hay.

Una última cosa. Cuéntame siempre la última película que hayas visto, ¿vale? Me va a encantar oír qué piensas de ella. Tendrás que escribirme porque en general estaré un poco lejos de ti, pero cuando vaya a verte al menos una noche hablando de cine hasta la madrugada nos tenemos que regalar.

Y dile a tu padre que Slumdog millonaire es un truño, hombre.

Alberto Haj-Saleh | 03 de noviembre de 2010

Comentarios

  1. Eli
    2010-11-03 18:50

    :_)

  2. Carmela
    2010-11-03 20:51

    Genial. Me hubiera encantado tener un padrino como el de Dani.
    Un saludo

  3. Guillermo Zapata
    2010-11-04 08:50

    Que belleza de texto.


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal