Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

¿Qué hay del cine político?

Una de mis películas políticas favoritas de todos los tiempos es Todos los hombres del presidente (All the President’s Men), es decir, la narración de todo el descubrimiento del escándalo Watergate por parte de los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward, interpretados por Dustin Hoffman y Robert Refdord respectivamente. La dirigió Alan J. Pakula en 1976, esto es, apenas cuatro años después de que el caso real saliese a la luz y sólo dos años después de la dimisión de Richard Nixon como presidente de los EE.UU. La película son más de dos horas de narración compleja y rigurosa, excelentemente dirigida y muy bien interpretada, tensa, con dosis de suspense y una emoción que va in crescendo hasta el final; una gran película, en definitiva.

Posiblemente la otra gran película política de mi vida sea Il divo (Paolo Sorrentino, 2008), una recreación de la vida política del tres veces presidente del gobierno italiano Giulio Andreotti, quién todavía vive y además sigue dedicado a la política a sus 91 años: ejerce de senador vitalicio en el Senado italiano. Toni Servillo es el encargado de interpretar —de forma asombrosa— al político romano en una película cargada de humor negro, estructurada de forma poco ortodoxa y en la que el componente satírico es el elemento más importante de la narración: muchos de los personajes (reales) que pueblan la película parecen sacados de una especie de parque temático político italiano, y consiguen explicar de forma muy acertada cómo funcionan los juegos de poder en la nación trasalpina.

He recordado estas dos películas después de ver In the loop (Armando Ianucci, 2009), un spin-off o film derivado de una serie británica llamada The thick of it y que obtuvo una nominación al Oscar al mejor guión en la última edición de los premios norteamericanos. La película narra los días en los que los EE.UU. y el Reino Unido están a punto de declarar la guerra a un país nunca mencionado en las Naciones Unidas, todo ello centrados en secretario británico de estado para el Desarrollo Internacional —un alucinado Tom Hollander—, quien hace unas declaraciones sin pensar en la radio acerca de la guerra que dan la vuelta al mundo y precipitan los acontecimientos.

La película es una sátira salvaje y deslenguada sobre los juegos de poder en las altas instancias políticas de dos de los países más poderosos del mundo (aunque más centrada en Gran Bretaña), llena de personajes despreciables —diría que no se salva ni uno en la película, a excepción tal vez del propio secretario de estado, mucho más estúpido que despreciable—, de gente que maneja los hilos en la sombra y de lameculos y trepas asombrosos. Divertida y feroz, pero que muy muy feroz, In the loop es un guantazo a mano abierta a los sistemas democráticos más consolidados del mundo. Por cierto, la guerra de la que hablan nunca se especifica, pero es claramente la invasión iraquí de 2003, ocurrida hace apenas siete años y que aún sigue activa.

Ahora vayamos al cine español y busquemos sátira política en la gran pantalla o en la televisión. Recuerdo vagamente una serie llamada Moncloa digamé, aunque sólo tuvo una temporada sin apoyo excesivo del público. En cine, La Cuadrilla dirigió una película sin fuerza ni gracia llamada Atilano Presidente (1998), pero un intento real de sátira sin lugar a dudas. ¿Y películas políticas en general, filmes que acudan a la historia política española reciente de manera comprometida, bien rodada y con resultados al menos digno? No hablo de hagiografías disfrazadas de TV-Movies como las dedicadas al 23-F, ni de películas oportunistas sonrojantes que mejor olvidar, como GAL (Miguel Courtois, 2006), Todos estamos invitados (Manuel Gutiérrez Aragón, 2007) o El lobo (Miguel Courtois, 2004), en las que, por cierto, no se usan nombres reales. Tal vez los lectores más veteranos puedan hablarme bien de algunas películas de los setenta o primeros ochenta en las que el cine político tuviese algún sentido artístico y crítico en España, pero a día de hoy este género no es más que un desierto inexplicable en la cinematografía nacional.

Alberto Haj-Saleh | 07 de abril de 2010

Comentarios

  1. josep m. fernández
    2010-04-07 21:23

    Así a bote pronto me viene a la mente El diputado de Eloy de la Iglesia. También hecho en falta un cine social próximo a nuestra realidad que trate temas como el de la vivienda o la precariedad laboral huyendo de la propaganda y el maniqueismo a poder ser.

  2. Manuel Haj-Saleh
    2010-04-07 21:33

    Pues si lo pienso mucho, me parece que donde más crítica política se veía en los 70 y 80 era en las películas de Mariano Ozores. Pero no me hagan mucho caso.

  3. Guillermo Zapata
    2010-04-07 21:59

    “Siete Días de Enero”, de Bardem. “La Fuga de Segovia” y “El Proceso de Burgos” de Imanol Uribe, “Operación Ogro” de Gillo Pontecorbo, “Hay que matar a B” de Borau. El Crimen de Cuenca de Pilar Miró.

    Había otra que me gustaba mucho que contaba la transición como unas elecciones en un aula de un colegio, pero no recuerdo título ni director.

    Todas bastante políticas y todas bastante decentes.

  4. Alberto
    2010-04-07 23:01

    Gracias por las recomendaciones, “La fuga de Segovia” era la única que tenía en mente. En cualquier caso en efecto son todas películas de hace treinta años o más.

    Y sátiras cero.

  5. Guillermo Zapata
    2010-04-08 05:30

    Piense en si el cine español tiene satiras de algo, en general. De lo que sea. No tiene. Y supongo que será. Quizás daría para una de las columnillas de Cronicas del Hype

    Por cierto, In The Loop es una obra maestra. No es TAN OBRA MAESTRA como Il Divo, pero es magnífica. Casciari dice que la serie en la que se basa “humaniza a los políticos” y “los dignifica” Yo creo que no lo ha entendido del todo.

  6. JUANJO
    2010-04-09 08:34

    Mi favorita es “La batalla de Argel”.
    ¿“El verdugo” es cine político?
    Entonces, “El verdugo”

  7. Miguel A. Román
    2010-04-09 18:20

    Tendrías que delimitar las condiciones para considerar de género “político” a una película. Todos a la carcel ¿Es política? La pelota vasca ¿es película?

    Bienvenido Mr. Marshall es sátira (sin duda) y lo suficientemente “política” para que la censura de la época no las tuviese todas consigo.

    Camada Negra (M. Gutierrez Aragón, 1977) o la trilogía “Nacional” de Berlanga contienen aceptable material político en los 70, y “El disputado voto del Sr. Cayo” (Giménez Rico, 1986) en los 80.

    Coincido con Zapata en “Operación Ogro“ pero no en “El crimen de Cuenca“, salvo que la crítica a la policía del franquismo sea leída en clave política. En tal caso habría que incluir a Los girasoles ciegos.

    Por cierto, que no sé si Zapata se refiere a Arriba Hazaña (sí, con H) (J.M.Gutiérrez, 1978) como la película que retrata la transición en clave de patio de colegio.

    Como dicen que sobre todo arcano hay experto, puedes buscar ideas en el blog Cine político hispano

  8. Marina
    2010-04-09 20:39

    Eduardo Galán también ha escrito sobre el tema http://www.elpais.com/articulo/cultura/Garzon/cine/elpepucul/20100409elpepucul_4/Tes

  9. Ana Lorenzo
    2010-04-14 17:35

    La cabina; para mí que se anticipó a su tiempo: no he visto mejor retrato de la actual política y reacción social española. (Aunque quizá es demasiado metáfora y no entra en cine político al uso.)
    Un beso.


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal