Libro de notas

Edición LdN
Butaca no numerada por Alberto Haj-Saleh

Sentado en una vieja Butaca no numerada de terciopelo rojo, el autor se lanza a una reflexión impúdica todos los miércoles sobre cualquier cosa que se atreva a moverse por las pantallas, sean éstas de cine o no. Alberto Haj-Saleh es editor de LdN y autor de la columna Teatro Abandonado.

Nanni Moretti (y IV) - La cuadratura del círculo

Michele Apicella vuelve por última vez en 1989 con Palombella Rossa, una suerte de clausura de todo un discurso ideológico que Moretti inauguró trece años atrás con su primera película. A lo largo de toda su cinematografía, el director ha ido dibujando una realidad social e individual negativa y pesimista, llena de vacío en las ideologías, en la moral y en la ética. Y como resultado de todo esa “nada”, esa superficialidad, los protagonistas de sus películas se encuentran cada vez más solos y desamparados, cada vez más confusos. Palombella Rossa es probablemente el film más complejo de Nanni Moretti, tanto formalmente como en su contenido. El punto de partida es un accidente de coche que sesga la memoria de Michele, diputado del Partido Comunista y jugador de waterpolo. Sin haberse recuperado del impacto, se ve envuelto en la disputa del partido decisivo de su equipo, y es allí donde transcurre toda la historia, en las reducidas dimensiones de la piscina donde se juega el encuentro. A lo largo del mismo Michele averigua que pocos días antes ha hecho unas declaraciones en televisión que han convulsionado el panorama político nacional pero en este momento Michele no logra recordar ni siquiera quién es.

Moretti retoma con pulso firme su rol de dinamitero de las certezas políticas y sociales de la Italia de, en este caso, los años 80. Dispara contra las consignas de su propio partido, el comunista, en ese momento carentes de sentido y repetidas como un papagayo como simples eslóganes publicitarios; es significativo como en un momento dado un viejo amigo suyo intenta hacerle recordar sus actividades de izquierda revolucionaria años atrás y en ese flashback se ve a unos jóvenes Nanni Moretti y Fabio Traversa que anhelan asistir aunque sea a una pequeña parte de la transición hacia el comunismo (las imágenes son del primer corto del propio Moretti, La sconfitta, de 1973). Bien, esa transición ha terminado y Michele/Moretti aboga por una renovación desde dentro, un replanteamiento de las consignas, una recuperación de viejos valores eliminados y masacrados por la contemporaneidad. Abomina del periodismo político-espectáculo lleno de frases hechas y estereotipadas, añora el amor romántico primigenio (de hecho a lo largo de la película está siempre presente la historia de amor de Dr. Zhivago), siente, una vez más, la necesidad y el deseo de volver a la seguridad de la infancia, allí donde la soledad y el existencialismo político no tiene cabida. Todo ello dentro de una narración desestructurada y con avances y retrocesos temporales continuos, donde se mezcla el Michele diputado con el Michele jugador, el padre de una hija con la que no se entiende y el desmemoriado que trata de recordar y comprender quién es. Todas las obsesiones se comprimen en una sola película final, a modo de compendio de toda una manera de ver el mundo y como resumen de una cinematografía compleja y profunda.

Con Palombella Rossa desaparece el otro yo Michele Apicella para dar paso, a partir de ahora, al propio Nanni Moretti, director-actor-personaje, que tratará de seguir contando su realidad y su visión política e ideológica de una sociedad italiana de la que cada vez se siente menos partícipe y a la que cada vez considera más incomprensible. Caro Diario (1994) será el punto de partida de una nueva etapa en el cine de Nanni Moretti, más frontal y encontradiza, menos metafórica y donde, tal vez, da un paso adelante desde el desencanto anterior. Pero eso es ya otra historia.

Alberto Haj-Saleh | 25 de febrero de 2009

Comentarios

  1. Roberto Amaba
    2009-02-25 19:28

    Hola, qué tal Alberto,

    Muy bueno el monográfico Moretti. Queda uno con ganas de leer más sobre el resto de su filmografía. La verdad es que siempre me cayó muy bien Moretti y fui viendo todas las películas que pude, aunque alguna de su primera época todavía la tengo pendiente.

    Un saludo.

  2. Alberto
    2009-02-25 19:49

    Lo dije en mi primera columna: a ver si durante las vacaciones (cuando sea eso) me animo a subtitular las que no están editadas en España, creo que merece mucho la pena revisar su obra.

    Gracias por pasarte.


Textos anteriores

-
El final [20/12/13]
-
También en 2013... [11/12/13]
-
Así que el 2013... [04/12/13]
-
Resumiendo más [19/12/12]
-
Resumiendo [12/12/12]
-
Puro goce [05/12/12]
-
-
Las películas [07/11/12]
-
Granito de Arena [24/10/12]
-
Como desees [10/10/12]
-
Sí que entienden [26/09/12]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal