Libro de notas

Recomendaciones LdN

Sahara Occidental: El país "hermano" al que España traicionó

El caso de Aminatu Haidar ha devuelto a las primeras páginas de los diarios la situación del Sahara Occidental, lugar del que nunca debió salir. Félix Soria trata de hacer un poco de historia de la relación ente este territorio africano y España. Sahara Occidental: El país hermano al que España traicionó.

«España optó entonces por crear otra provincia africana, como las dos de Canarias, y elevó el rango de la colonia del Sahara Español a provincia. Corría el año 1957 cuando todos los habitantes del Sahara Occidental se convirtieron en ciudadanos españoles de pleno derecho; pero en realidad, la Administración franquista se limitó a expedir los DNI y poco más, porque los saharauis siguieron siendo discriminados y se arbitraron cuantas trabas fueron necesarias para reducir al mínimo el número de nuevos españoles que emigraron a la Península.
La reacción de Marruecos a la creación de la provincia fue inmediata, planteó una reclamación diplomática de soberanía sobre el territorio y, al mismo tiempo, organizó y financió grupos armados que perpetraron sucesivos ataques contra ciudadanos, contra bienes inmuebles e incluso contra las tropas españolas destacadas en Ifni. Acciones que Rabat imputó a grupos rebeldes locales de corte independentista ajenos al Estado marroquí.
Ese perverso doble juego del rey-sultán alauí sirvió para evitar que la guerra hispano-marroquí fuera oficial, ardid que fue aceptado por el Gobierno de Franco porque a Madrid tampoco le interesaba que intervinieran otras potencias ni Naciones Unidas. »

Alberto Haj-Saleh | 09/12/2009 | Artículos | Historia

Comentarios

  1. Miguel A. Román
    2009-12-09 19:46

    Puntualización: La provincia de Canarias, (primero única y luego dividida en dos) tiene ese ordenamiento jurídico desde 1833; es decir, es (son) “provincia” desde un principio como cualquiera otra del territorio, y no tiene relación alguna con el rango administrativo que Franco le otorgó al Sahara como maniobra para disimular la situación colonial de las posesiones africanas.

    No es esta la única “alegría” histórica del autor, pero no iba yo a eso.

    Lo que empiezo es a estar un poco harto de que España, o el gobierno español, sea aquí el malo de la película. Si Marruecos invadió militarmente el sahara, con la complicidad de EEUU y la aquiescencia de la ONU, la culpa es de España; si Marruecos burla reiteradamente todas las disposiciones de la ONU, bloquea las acciones de la MINURSO y sabotea el referendum, la culpa es de España; si Marruecos incumple la carta de los derechos humanos y el ordenamiento jurídico internacional expatriando a una persona con escusas pueriles la culpa es de España; si Marruecos se niega a aceptar el regreso de la activista por razones siquiera humanitarias, la culpa es de España; y si el ministro Marroquí descaradamente insinua que si se presiona a su gobierno harán la vista gorda (más todavía) al tráfico de drogas, la inmigración ilegal que atraviesa su territorio y la presencia de grupos terroristas, la culpa es de España.

    Y luego llega la flamante “ministra” de asuntos exteriores europea y se descuelga con que la situación de Aminatou es un problema bilateral , o sea, culpa es de España y al resto del mundo se la suda, y nadie le va a tocar las narices a Mohamed IV.

    Aminatou Haidar está exactamente donde quiere el gobierno feudal marroquí: muriéndose voluntariamente de hambre en un país extranjero, que por tanto es el que tiene la culpa de todo, y si se muere, la culpa será, claro, de España, y Marruecos se habrá desprendido de un grano en su culo con las manos limpias.

    Es probable que la política de España con su vecino haya sido demasiado tiempo débil y errática, tal vez un problema de culpabilidad por haber expulsado a los moriscos, pero todos estos autogolpeadores de pecho harían mejor en dirigir sus críticas contra el único responsable activo político y moral de la situación del Sahara en general y de la señora Haidar en concreto.

  2. Pindo
    2009-12-09 20:00

    Pues no, señor Román. Razón en todo y en nada: pues claro que España tiene responsabilidad en el asunto: no se trata de que sea el culpable de la muerte de Haidar, sino de qué ha hecho historicamente por evitar estas situaciones: muchas promesas y nada más. Es muy parecido al caso de Guinea, aunque todavía más sangrante: antiguas provincias españolas a las que se abandonó a su suerte sin la más mínima garantía. Y después muchas promesas y ninguna actuación.

  3. Félix
    2009-12-10 09:14

    Suscribo básicamete lo apuntado por Manuel Haj-Saleh. En mi opinión, es poco adecuado hablar de culpas, las responsabilidades de cuanto ocurre en el Sahara Occ. están históricamente muy repartidas, pero el caso Haidar es de origen inequívocamente marroquí; mejor dicho, ¡¡¡alauí!!!
    El asunto es complejo y lo que precisamente sobran son las simplificaciones.
    Saludos.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal