Libro de notas

Recomendaciones LdN

Las herencias y el olvido

La posibilidad de forrarse a costa de tus antepasados directos es demasiado tentadora para dejarla escapar, o al menos eso piensan gran parte de los herederos de los grandes creadores, que siempre tratan de exprimir el trabajo de otros hasta la asfixia —pensemos en el ejemplo de Tintín--. Conclusión: muchos autores dejan de reeditarse o de homenajearse porque es demasiado caro pensar en ellos. Habla Roger Colom, Las herencias y el olvido.

«Quizá la mejor forma de arreglar este tipo de broncas sería creando una organización que se ocupara de los derechos y la promoción de la obra del poeta, y de su imagen, si se quiere, pero dejando a los herederos fuera, excepto en el cobro de dividendos. Si por mí fuera, 20 años después de la muerte del poeta, su obra pasaría a dominio público, siendo esa la mejor forma de garantizar su supervivencia en la memoria colectiva. O que el dominio fuera semi público directamente después de la muerte del poeta, pero con un porcentaje de los beneficios asignado directamente a los herederos: un porcentaje fijo, no negociable, que el editor estaría obligado a pagar, incluso de antemano.»

Alberto Haj-Saleh | 23/10/2008 | Artículos | Cultura


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal